Mi mar

Mi mar
Mi mar...

jueves, 2 de marzo de 2017

Te espero...



Los dos sabemos que en las bodegas también viajan nuestros miedos, fantasmas y esperanzas, que a veces la brújula no funciona muy bien.

Tengo que decirte que sabes a nuevo, igual y diferente, sabes a primera vez, si, siempre, siempre, vamos a navegar.








Estuve ese día en Durango....y hoy, meses después cada palabra tiene un nuevo significado, y en la noche....aún te espero.

miércoles, 15 de febrero de 2017

El silencio...ese que a veces me grita





No es la primera vez que escribo sobre el silencio. Soy a veces, sobre todo de noche, de silencios y calmas, dejando por un momento de lado la risa y el estruendo. Y lo disfruto cuando siento que el silencio me habla como nunca lo hicieron las palabras, y siento en el silencio todo eso que me transmites (quizás sería mejor transmitías), siento el dolor, pero también el deseo, y siento con la misma intensidad tus lágrimas y tu sonrisa que adivino cálida.

Y cuando más profundamente me llena, siento en forma de brisa tu beso en mi mano, y sin dudarlo beso la tuya, la beso con ese último aliento que me dejas antes de alejarte para fundirte con la nada, buscando conformar el todo que forma tu puzzle en estos momentos maltrecho.

Y no puedo dejar de sentir desde ayer como hirientes dagas las palabras de Neruda…”Me gusta cuando callas…”porque yo, que adoraba tu/nuestro silencio, aquel que lo llenaba todo de melancolía y nostalgia, lo siento ahora como ausencia, y hoy no, no me gusta que calles, pero no me atrevería a romperlo, ni a romperte, aunque no sé qué no daría por escuchar:

.- Nuria…

Y responder de la única manera posible

.- Que…?


En un susurro velado que me acerca al infinito de la noche.




sábado, 27 de diciembre de 2014

Colores




Y qué bien nos define...

Esta canción supuso el inicio de nuestra última etapa, la más tranquila y feliz de todas. Una etapa de madurez, de conocimiento pleno, de amar pese a los defectos o quizás incluso gracias a ellos. Una en la que ya nada se escondía, en la que creo que por fin entendiste que bromear sobre aquello que no se hace bien no es malo, en la que creo que por fin entendí que cada uno tiene sus tiempos.

Esta noche llueve. Llueve tan fuerte como la noche que nos conocimos, aquella primera noche en que ya empañamos los cristales de tu coche. Cuantas noches vividas! Noches llenas de pasión, noches llenas de calma en que apoyada en tu regazo acariciabas mi cabeza, noches de charlas infinitas en que te abrías como estoy segura con nadie te abriste. En esos momentos, cuando sentía tu tristeza me gustaba acariciar tu mano, besar la palma...y volver a empezar, a enrredarnos entre las sábanas llenas de sexo y caricias, el sexo más salvaje, las caricias más dulces...

Y fue también la canción de nuestra despedida. Antes hubo otras, estuvo el Viatge a Itaca, estuvo Lili bat, estuvo Txoriak txori, estuvo Sangrait, cortesía de E., cómo no, estuvo Carmina Burana....y después...

.- Te dejamos sola con él un rato?
.- Si, por favor

Y volvió a sonar esta canción, la que habla de los polos opuestos que siempre fuimos, sin que nada ni nadie nos interrumpiera, sin dejar de hablarte, sin dejar de aferrarme a  tu mano como en tantas tardes de cine, sin dejar de acariciar mi nombre tatuado en tu antebrazo, sin poder dejar de llorar, y esta vez no sentir tu mano acariciando mi cabeza, decirte que te iba a echar de menos como no creo que llegaras a imaginar....y  volver a besar tu mano mojada...para salir en silencio, sin mirar atrás.

Y sí, te echo muchísimo de menos, en los pequeños gestos, en tu casa, en tu cama...esa cama en que hoy he gritado tu nombre por última vez. Pronto se cerrará esa casa, la física, pero nos queda ésta.

T´estimo

jueves, 18 de diciembre de 2014

Tus palabras....las mías



Las tuyas

Es domingo, la radio desgrana en su noticiario nuevas desgracias, la economía, los incendios, más recortes de todo tipo...todo se oscurece a mi alrededor.

Y es entonces cuando suavemente, como filtrándose entre esa oscuridad, llega un pensamiento sobre tí, y de golpe todo empieza a brillar y recuerdo que te quiero, recuerdo la noche anterior y mi deseo y tu deseo...Y como llegó casi sin esperarla aquella explosión de voluptuosidad y pasión.

Perdido en esta tarde de verano, los pensamientos se atropellan en mi cabeza. ¿Qué ocurrirá con este presente tan amenazador? Y sin querer, uno piensa en los hijos, cuyo futuro incierto labramos a golpe de descalabros. Y en la gente que quieres, y en el país, y si la tarde se pone metafísica, arriban las ideas sobre el sentido del ser y esas cosas. Es entonces cuando suavemente, como de puntiullas, llegan esos pensamientos sobre ti, y con ellos una sonrisa, al recordar esos momentos vividor, gozados, disfrutados, compartidos hasta el último instante.

Extraña cosa esa del compartir, con sus oasis y sus desiertos, sus caminos y sus atajos, sus miedos y sus sueños. Y sin embargo, maravillosa cosa. Mi compañera, mi pareja, mi perra..claro que podría vivir sin tí y la vida me traería sin duda otras emociones. Pero la cuestión no es cómo sería la vida sin tí, sino cómo es la vida contigo. Y ya sabes cómo todos vamos arrastrando fatigas, fracasos, disgustos, infidelidades, algún cabreo monumental, y también éxitos, alegrías, ilusiones, deseo, pasión, gozo y dolor porque nos gusta conjugarlos de muchas maneras.

Pero lo realmente extraordinario es que el estar a tu lado me ha dado otra vez una nueva ilusión para vivir, para superar momentos difíciles y atreverme a colarme en esos mundos mágicos que sabes crear. Tú me has ayudado a abrir puertas que mantenía cerradas, contigo he visto al conejo blanco del chaleco y he sido como el sombrerero loco, porque tú eres mi Alicia, tú me arrastras por esos túneles de fantasía, enfrentándome a los espejos que no sabes si distorsionan tu imagen o simplemente reflejan la cruel realidad, por todo eso puedo decir que al hacer que me enfrente a ello....tú me completas.

¡Qué le vamos a hacer! Todos tenemos nuestros secretos oscuros aunque tú los ilumines...Pero el término es preciso, porque ciertamente eso es lo que siento, que me completas. No todos saben ver lo que yo he llegado a ver en ti, porque no eres fácil de comprender para la mayoría, pero yo sí sé que eres una persona extraordinaria y especial, porque eres mi perra extraordinaria.

Pero si te veo especial no es porque te quiera, sino porque mi vida discurre junto a la tuya, y es ahí, en el día a día de la convivencia donde te agrandas hasta hacerte inmensa como ese mar salvaje y bravío que veo reflejado en tus ojos siempre que los miro.

Por supuesto conoces mis debilidades y defectos, como yo algunos de los tuyos. Y nosotros empezamos a estudiar esa asignatura nada más conocernos. Nada ha sido fácil, pero ha valido la pena para llegar donde hemos llegado.

Nada, que es una tarde de verano, y estaba como medio triste con tantas malas noticias, y entonces pensé en ti y todo tuvo otro sentido. Fijate, es por eso por lo que te quiero y deseo tanto, porque siempre le das sentido a las cosas, incluso cuando no estás.


Las mías

Te vas en silencio. No podía ser de otra forma. Tú eres de grandes silencios y pausas. Yo soy más de ruidos...aunque eso ya lo sabes.

Estos días releía tus mails. Escritos intensos en los que me hablabas de amor y miedos, de luces y sombras, de vida y de muerte. Escritos llenos de deseos, de pasiones e ira. Escritos en los que eras más tú que nunca, el tú que de madrtugada vaciaba sus pensamientos más íntimos en la penumbra. Pensamientos que como los ladrones de antaño asomaban casi siempre por la noche, quizás porque la noche es el momento más oportuno para desnudar el alma. Y qué bien sienta la desnudez del alma, verdad?

Muchas veces resuena una de tus frases en mi cabveza: la cvuestión no es cómo sería la vida sin tí, sino cómo es la vida contigo. Y hablabas de cómo todos arrastramos fatigas, fracasos, disgustos, y hasta monumentales enfados, pero también éxitos, alegrías, ilusiones, deseo, gozo y dolor porque nos gusta conjugarlo de muchas maneras.

Y sí, todo lo hemos conjugado, de todas las maneras posibles. Y me gustaba sentirte sombrerero loco. Me gustaba casi tanto como la felicidad de sentir que te perdías en mis ojos.



Me siento contenta, porque no me ha quedado nada por decirte, porque sabes lo que eres para mí, sé lo que soy para tí.

Y sí, te vas en silencio y dejas mucha ausencia. Pero dejas mucho más. Dejas el recuerdo de momentos infinitos que nada podrá borrar.

Dejas aquí un corazón, que como tú muy bien sabes, late Libre y Salvaje. El corazón de izeia, la Tuya, la de Bocnegre.








jueves, 6 de junio de 2013

Agur Iñaki, agur lagun!





Como cada dia durante estos ultimos años, ayer a las seis salimos a tomar cafe, y (casi) como cada vez que compartiamos ratos, las risas estuvieron garantizadas. Me convenciste, por fin! de que los hombres sois realmente idiotas. Que yo era reacia a creerlo eh? Pero mira, a base de insistir has conseguido convencerme. Y como cada miércoles te desee que por la noche ganaras a tu amigo a las cartas, que le ganaras y le dieras recuerdos, ya sabes.

Y aquí estamos hoy, el día de tu cumpleaños, una fecha que a ti no te gusta especialmente, verdad? Este año será el cumpleaños del no-cumpleaños, del no-regalos, y del no-invito-a nada-por- mi- cumpleaños. Será el cumpleaños de la ausencia, de tu ausencia, y posiblemente desde hoy a muchos deje de gustarnos el día de tu cumpleaños, o sabes? quizás no, quizás podamos quedar para tomar un café y celebrarlo /(estoy segura no sólo de que no te importará sino hasta de que te hará gracia la idea)/.

Porque hoy, te has ido, así, con dos cojones! que se dice por aquí. Y te lloro, te lloro mucho, pero una parte de mi se siente bien, porque tu último día fue un buen día. Nos reimos por la mañana y por la tarde (todo un dia sin discutir!!), y estoy segura de que la noche fue entretenida, y he hablado con tu amigo, y me ha dicho que ganaste, así que volvías a casa contento. Y posiblemente conducías rápido, porque así como a mí, te gusta correr, y te sentías libre, libre en medio de las caricias del viento.

Muchas veces cuando un ser querido se va, vienen las lamentaciones, lo tan manido "no le dije cuanto le quería". Me siento contenta, contenta porque no me ha quedado nada por decir. Sabes cuanto te quiero, y sé cuánto me quieres. Muchas veces hemos hablado de lo que nos vamos a echar de menos cuando el otro muera. Yo siempre te decia que me gustaría morir antes para no tenerte que ser quien te echara de menos, y al final, te has salido con la tuya. Porque si...porque te voy a echar infinito de menos. Porque eres alguien importante en mi vida, que conoce mi intimidad y que se ha desnudado ante mí, eres  un Amigo. Ahí es nada, eh?

Por aquí...seguiremos caminando, ya te contaré. Agur "fotos"!



jueves, 7 de junio de 2012

Los últimos días de Elyan

No sabe cuantos años tiene, quizás veinte, o no, quizás cerca de ochenta. Tampoco le parece importante saberlo, es una mera anécdota más.

Sabe que fue fuego y fue agua, que encendió llamas y se inundó en su propio mar, pero es incapaz de saber su edad. El espejo devuelve unos ojos de niña, que observan unas manos de anciana. Y se pregunta cual es la Elyan real, aunque sabe, que tampoco eso tiene ninguna importancia. Y es que, son tan relativas las importancias...

Y no sabe si aún vivirá cosas que luego no será capaz de recordar, y no sabe que a lo mejor llegue a recordar cosas que nunca vivió.

Pero aún sabe mirar al horizonte, lejano y silencioso, mientras el horizonte le devuelve una sonrisa serena y pausada. Y los atardeceres se llenan de momentos, de palabras e imágenes. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero a Elyan en el atardecer le gusta recordar imágenes pero asociándolas con palabras. Siente como si cada imagen tuviera una palabra con su nombre grabado en lo más recóndito.

Y Elyan que no sabe su edad, sabe que fue nada y que fue todo. Y sabe que la imaginan y recrean, quizás con veinte años, quizás con ochenta. Y como Neruda, sabe que puede escribir los versos más tristes esa noche, pero decide que no quiere tristeza en ese momento. En ese momento que son sus últimos días, decide volar. Ni tan siquiera recordar, porque no podemos recordar lo vivido, a lo mejor sólo recordamos lo que no vivimos. Tan solo volar, volar muy alto, con las alas desplegadas al máximo, alcanzando el mayor esplendor posible, ese que nunca fue imaginado.

Imágenes y palabras, escalera y sube, y el no no existe, existen la sonrisa y el llanto más profundo, pero el no es algo prohibido, tan prohibido que deja de ser importante, para pasar simplemente a no existir.

Duranate años, quizás veinte, quizás ochenta, Elyan se ha sentido amada, usada, violada, despreciada, deseada, admirada, traicionada, importante, nada, doliente, exultante, horrible, sensual, en éxtasis, melancólica, soez, divertida, sarcástica, inocente, puta, dañina, tan vacía como llena...y es posible que lo haya sido todo. O no, porque Elyan tan solo es un sueño, que se cierra con un "click".

martes, 22 de mayo de 2012

Al uso

Esta noche, mientras paseaba por los espacios virtuales, fiel reflejo muchas veces de los espacios reales, he constatado una nueva moda en los mundos bedesemeros, y no es otra que la de proclamarse: "no soy un/a X al uso". (Donde X puede ser Dominante, sum, persona, etc etc), y me he planteado, si no se dan cuenta, que la afirmación en sí misma, ya les convierte en X al uso.

Los seres humanos proclamamos a los cuatro vientos que no nos gustan los encasillamientos, pero si es así, por qué ese empeño en tener que encasillar a "los demás"? Qué es lo que hace que cada uno se autocoloque en una escala superior a las personas que le rodean? Que le rodean en general, quiero decir, no al grupo de seres más allegados en particular, porque eso, claro está, son intocables.

He constatado también que muchxs, cogen una frase supuestamente al azar, que cuelan en todos sus escritos, a modo de número de DNI, por lo único del mismo y tal, en un (desde mi punto de vista lamentable) intento de creerse más originales, brillantes, y/o ingeniosos que el resto, intento de seguir sin ser "al uso" pero convirtiendose en "más al uso" que nunca.

Y me he dado cuenta, que aunque a veces pese, no está tan mal eso de...ir por libre :) Sentirse fuera del rebaño, huele muchas veces como la hierba recién cortada, a libertad.

lunes, 21 de mayo de 2012

Hay mensajes...

...que no se olvidan, y a lo mejor porque el otro dia volvi a pasar por alli, o no, a lo mejor simplemente porque siempre ha estado ahi, esta noche recuerdo uno, recibido ya hace algunos años: "Estoy despidiendome al sol de nuestro campo de margaritas". Y he pensado que es bello tener un campo de margaritas, pero que es eterno compartirlo.

viernes, 4 de mayo de 2012

Inocencia

Recordaba hoy aquellos viejos tiempos en el IRC, hace ya bastantes años. Entonces, a izeia no le añadía la coletilla de Libre y Salvaje, coletilla que a día de hoy son lo más parecido a los apellidos de izeia. Libre de mente y alma y Salvaje en el sentir, y sí decididamente es así como me siento. Entonces, decía, muchas veces izeia iba acompañado por un “Diosa de la Inocencia”. Lo cual, solía provocar más de una risa condescendiente, amén de algún comentario tipo: Sí, hombre, tú!

Durante todos estos años, me he encontrado dentro del entorno del sado, personas mucho más intolerantes que fuera de él. Eso sí, cada una de ellas iba de abanderada de la tolerancia y el respeto. Pero curiosamente, he tenido siempre la sensación de que la tolerancia se restringía a dos ámbitos.El primero, aquel en el que se encuentran aquellos que disfrutan de lo que uno mismo disfruta, pero que no tiene el más mínimo reparo en cuestionar los gustos e intereses del resto, calificándolos de sucios, asquerosos, peligrosos, y todos los –os que les queramos añadir. Sin olvidar nunca, eso sí, aclarar que lo manifiestan desde el más absoluto respeto. Perdón, Respeto, así con mayúsculas. Ah bueno, y que es desde su “humilde opinión”. Como si las opiniones pudieran ser humildes. Las opiniones simplementes son eso, opiniones. Somos las personas quienes somos, o no, humildes.

El segundo, el ámbito del amiguismo. En el que el comportamiento es similar. Tooodo lo que hace uno de los integrantes del grupo de cada uno estaba bien. Aunque, todo hay que decirlo, las líneas divisorias de este grupo estan menos claras, porque el amiguismo, como la risa, va por barrios, y muchas veces el único interés común era el joder a otro, y luego…a otra cosa.

Pero a lo que iba. Hoy me he dicho: Vamos a buscar la definición exacta de inocencia y hete aquí:

inocencia.
(Del lat. innocentĭa).
1. f Estado del alma limpia de culpa..
2. f Exención de culpa en un delito o en una mala acción..
3. f Candor, sencillez.

Y me pregunto, quién determina la culpa? Entiendo que en procedimientos penales y/o civiles, no es demasiado complicado determinarla.(Punto 2) Pero quien determina la culpa cuando nos movemos en el mundo de los sentimientos?  En el de las sensaciones?

Trataré de explicarlo. Durante mi adolescencia fui, además de precoz, lo que entonces se llamaba ligera de cascos (en materia sexual). Traté de disfrutar siempre de una sexualidad sin tabús. Por qué entonces el entorno más cercano, se empeñaba en crear un sentimiento de culpa? Por qué frases estereotipadas tipo: No puedes liarte con todo el que te apetezca; debes esperar a enamorarte y verás etc etc?? Por qué hubo momentos en los que hicieron que llegara a sentirme mal, además de “distinta”? Por qué ha de ser malo un comportamiento sexual libre, sea el que sea, si no hace ningún daño a nadie? Por qué ese empeño en ensuciar algo que para uno mismo es bello? Qué hay de malo en ver el sexo como el más delicioso de los juegos?

Si a nadie se le ocurre ver nada malo en dos niños que juegan, por qué ese lado negro en el juego sexual? Podría alguien decir: bueno, en la juventud/madurez vale, pero en la adolescencia…. Pero saben qué pasa? Que en la madurez, muchas veces, se sigue tratando de hacer sentir culpable a aquel que únicamente es inocente.

Y muchos años después, en los que me sé distinta, para bien o para mal, me alegro infinito de seguir pensando que soy una de las Diosas de la Inocencia.









jueves, 3 de mayo de 2012

Soy una perra...

….y me preguntaba ahora si tú entendías las diferencias entre perra y sumisa.

  Por supuesto todo esto de las definiciones hay que tomarlo con una cierta dosis de escepticismo y un mucho de humor, para rebajar el tono forzadamente escolástico que estas cosas suelen tomar. No importan demasiado las definiciones, que al fin y al cabo son la consecuencia del muy humano deseo de colocarlo todo en casilleros ordenados, sino las actitudes.

Como cualquier cosa, las diferencias se derivan de la definición que hagamos de una u otra forma de sumisión, porque eso son ambas en texto claro. Pero antes de ello, un breve paréntesis: puede ocurrir perfectamente que en una relación D/s, el Dominante la presente a ella como sumisa, siendo perra o al contrario. Incluso puede ocurrir perfectamente que una mujer se califique a sí misma como sumisa o perra, siendo precisamente lo otro. Todo ello, debido a más de una confusión en las definiciones.

Bien, no es fácil definirlo verbalmente mediante una frase corta, porque influyen muchos aspectos: es una cuestión de cómo se ve a sí misma ella, y como concibe y manifiesta su sumisión hacia una persona en concreto: puede haber, y las hay, una chica que se comporte como sumisa, y en cambio con alguien CONCRETO , descubra su espíritu de perra. Lo contrario es mucho más infrecuente y generalmente acaba rompiendo la relación. Incluso puede pasar que un Dominante desee-intencionadamente- tratar a una sumisa como perra, o lo contrario, bien circunstancialmente, bien de modo permanente.

Imaginemos que una sumisa – aceptando la definición diferenciadora de perra – trata de explicar por qué se somete a alguien. Hablará de que siente placer en la sumisión, en general, o a esa persona en especial, en ENTREGARSE a ella. La perra por el contrario hablará del placer de SER SOMETIDA, incluso con fuerza a veces, tomando por supuesto esta idea con su consecuente dosis de moderación.

 Por lo tanto el referente principal de una sumisa será siempre alguien, aquella persona a quien desee someterse. El referente de una perra es ella misma y su actitud.

Estamos en una sesión: la sumisa ha sido atada, sus muñeca y tobillos están unidos, en sus pezones se han colocados unas pinzas americanas, muy ajustadas, y su Amo la ha colocado boca abajo, su culo alzado y en pompa. Es azotada por su Amo, y cuando sus gemidos comienzan a subir de volumen, este separa sus nalgas, la penetra salvajemente e inicia un bambolea rápido y violento mientras sus dedos hurgan en su ano.

La sumisa esta a punto de correrse y en esa sensación influyen muchas cosas: su coño, macerado por el vaivén de la polla de su Amo, la indefensión de estar atada, la postura humillante, los dedos invadiendo sin recato su trasero, la sensación física producida por los latigazos recibidos……todo ello se junta en un único vértice, la sumisa arquea su cuerpo, pide permiso como muestra de obediencia, grita y se corre.

Y Ahora vamos a la perra….a ella también la atan, pero mientras es atada no se siente indefensa, se siente cómoda. Así debe ser, es una perra y las perras están atadas La colocan boca abajo y aprietan las pinzas de sus pezones de perra al limite. Naturalmente que siente el dolor, pero es justo que su Dueño desee saber cuanto pueden apretarse esos pezones. Recibe los azotes, el latigo cae sobre su espalda, sobre sus nalgas. Quema su contacto, ella se retuerce pero sabe que su Dueño tiene derecho a hacerlo. Y lo que la inunda de flujo en ese momento no es el efecto del látigo , ni tan siquiera el saberse sometida. Es el hecho de que su Dueño hace con ella lo que quiere y debe: tratarla como lo que es, una perra. Es su propio yo quien le suministra capacidad de convertir cada acción en erostismo puro. Cuando siente los dedos de El separar su esfínter y dilatarlo, gime silenciosamente, dolorida, pero busca instintivamente la postura que le facilite a El la penetración. Porque es una perra….y a las perras les gusta sentir la mano de su Dueño. Y cuando nota que el bombea con fuerza en el interior de su coño hay una sensación que se sobrepone al ímpetu sensual del roce y la penetración: el saberse usada. Podría haberse corrido ya hace mucho tiempo. Está mojada desde que su Dueño comenzó a atarla, pero necesita algo más aún. Necesita la mirada complaciente de su Dueño. Cuando le pide permiso para correrse no es por otorgarle a El ese poder, es porque una perra NECESITA la voz de su Dueño diciendole : “Perra, ahora, AHORA, vacía tu coño, ahora, menea el culo, y correte”.

Entonces….ella estallará.

Y siempre lo he dicho, y lo diré: no existe para mí mayor placer...que el placer de sentirme usada.


izeia, desde el recuerdo