sábado, 18 de febrero de 2012

Recuerdo versus Sueño

Hoy alguién escribió en el facebook, que el mejor guerrero no es aquel que siempre vence, sino el que tiene fuerza para volver a la batalla. Y en esas asociaciones de ideas que una hace, me vino eso, el tema del recuerdo.

Supongo que los recuerdos, al igual que la memoria, muchas veces se van desvirtuando con el paso del tiempo y que, aquello que creemos recordar no fue exactamente así. Y aún así, tiramos de recuerdos. De los buenos, de los regulares, de los malos. Trato de no endulzar los malos. Fueron malos y ya está. Pero forman parte de nosotros de una manera quizás mucho más profunda que los buenos. Porque los malos, nos enseñaron a amar en la imperfección, a amar incluso en el dolor, porque es fácil amar las virtudes, pero es mágico amar los defectos.

Y luego están los sueños. El deseo de que los sueños coincidan con los recuerdos. No los sueños onirícos, no. Hablo de aquellas cosas que deseamos, que anhelamos, de aquello que es preciso vivir, para no sentir que mueres poco a poco. Porque aunque uno sepa que el sueño puede no ser siempre lúdico, no tiene importancia. Lo único importante es poder abandonarse en brazos de aquella persona que es, no ya tu media naranja, nunca creí en eso, sino aquella persona que es tú misma. Y que te ama también en la imperfección.

izeia, hoy con alma soñadora

No hay comentarios:

Publicar un comentario